Emprendedoras Estrés

Cómo Superar el Miedo Escénico Sin Trucos: Entrevista con Silvia Navarro

Escrito por Samar Cajal

Como todos los meses, empezamos con una entrevista. La sección mensual de entrevistas está dedicada a mujeres trabajadoras que nos aportan conocimiento y recursos desde su área profesional y su experiencia personal.

Tengo que decir que esta entrevista me hace especial ilusión por el cariño que le tengo al mundo del teatro y la interpretación. Desde pequeña me ha apasionado y en octubre decidí apuntarme a clases de teatro para aficionados. Me encontré con una escuela y unos profesores que están superando mis expectativas en todos los sentidos. De la mano de toda esta experiencia está Silvia Navarro: Una mujer admirable, que concilia su pasión por hacer llegar el teatro a aficionados como yo con su tiempo como madre. Una mujer que emana presencia, diversión, gratitud y profesionalidad. Una mujer que me estira hasta el límite con una naturalidad, delicadeza y fuerza interior a la que no me puedo resistir. Una mujer generosa que comparte y enseña para que me supere cada día. Sólo puedo darte las gracias por tu entrega y dedicación! Y sin más… hablemos con ella…

 

Hola Silvia, en primer lugar darte las gracias por estar aquí y dedicarnos un ratito de tu tiempo. Cuéntanos un poco sobre ti y lo que haces

Por un lado dirijo la Sala MalaSaña desde hace 12 años, que es un centro de teatro aficionado y para empresas. Dirigir para que todo funcione, es como cualquier otro negocio, con sus cosas administrativas de las que hay que ocuparse. Por otro lado soy formadora, o más bien, acompaño a las personas que vienen a los cursos, a transitar por los caminos que yo ya he transitado, a llorar, a reír, a sentir miedo y traspasarlo, a estar presentes y claro a jugar mucho y divertirse ¡¡que para eso hemos venido!! El juego, es lo fundamental.

Cada día descubro que no soy yo sola la maestra sino que ellos son mis maestros también, es impresionante.

Estudié Arte Dramático y Trabajo Social, la verdad es que siempre tuve la inquietud de unir estas dos disciplinas. Mi vocación artística y mi vocación de “ayudar a la gente”. Mi parte egóica quería ser actriz famosa y también añoraba “salvar el mundo” ser como una especie de Teresa de Calculta. Al final me decanté por dedicarme al teatro. Me fui a estudiar a París Teatro del Movimiento, la danza y el cuerpo me fascinaban y luego hice muchos cursos de teatro. Trabajé así varios años, creando obras, compañías de teatro y actuando y como formadora empecé en la Sala de Teatro Cuarta Pared dando clases de Teatro para niños.

Nunca abandoné la otra vocación así que trabajé de voluntaria en varios sitios con niños de la calle y acompañando enfermos terminales y se despertó una fuerte inquietud espiritual que me llevó a practicar, yoga , tantra , mindfulness –meditación, viajé mucho y realice varias formaciones de codependencia, consciencia emocional , rebirthing, etc. Y me di cuenta que no era la ayuda sino la búsqueda de mí misma lo que en realidad anhelaba.

2. ¿Cómo crees que nos ayuda el teatro a conocernos mejor y a gestionar nuestras emociones?

El teatro es la disciplina más completa para esto, porque analiza todo. Comunicarte con otros seres humanos y descubrir quién somos en realidad … Reúne un poco todas las artes, trabaja las emociones, la expresión corporal y vocal, los miedos a que te vean, a que vean lo que tú crees que son tus defectos, a hablar en público, a expresarte , a que vean quién eres en realidad, desvela que tú estás detrás de todos los personajes, te anima a saltar al vacío y salir de tus zonas de confort, a descubrir la espontaneidad, la presencia, el aquí y el ahora que es imprescindible para la creación, a abandonar el reino de lo intelectual y meterte en el reino del Ser.

Al interpretar otros personajes , uno que por ejemplo está enfadado, tienes que pasar por tu ira, es inevitable sino nunca podrás enfadarte, por eso el teatro sin quererlo es terapéutico, no hace falta ponerle ese nombre porque ya lo es. Puesto que tú eres el instrumento, tu cuero, tus emociones, tienes que ahondar ahí si quieres encarnar a los personajes que sienten eso.

Además es fascinante contar historias, cuando son verdaderas, porque son universales y le tocan a todo el mundo, y los otros, el público, está ahí sentado, en comunión contigo.

3. ¿De qué forma nos pueden ayudar las técnicas de improvisación en nuestra día a día? 

La vida es pura improvisación, está lo que queremos que pase, lo queremos controlar todo, y luego está la vida que tiene su propio camino, si no improvisamos sufrimos mucho, podemos querer que algo sea de una manera eso está bien, pero si no lo es, saber improvisar es fundamental, soltar lo que creía y saber manejar lo que en realidad está pasando y disfrutar de ello , eso es improvisar.

4. ¿Qué tips le darías a alguien que tiene miedo escénico? Es posible superarlo? Cómo? 

Yo tenía mucho miedo escénico, perdón por la mala noticia pero sigo teniéndolo, pero ya no me importa. Entonces no es un trauma para mí, antes se me cogía un nudo en el estómago, me sentía muy pequeña, y la cosa es que quería que desapareciera cuanto antes, la gente va a cursos para esto, para que se acabe, pero la clave para que no se sufra de esto está en traspasarlo, para que se convierta en una anécdota, ahora me viene solo un “uy tengo que salir “y es algo ínfimo, ya no me paraliza, porque lo acepto, soy humana, como no voy a tener miedos, y al final sí desaparecen. Entonces yo le diría a la gente que se meta a fondo, que pare, que sienta el miedo, no es tal monstruo, porque al fin y al cabo el miedo no existe. Suele ser algo psicológico que se ha convertido en algo físico, pero no es real, no vamos a morir por salir a escena, lo que van a ver los demás es lo que tu te estás diciendo en tu cabeza, pero tienes que verlo, tienes que observar que dice tu cabeza, como se te acelera el corazón , verlo y luego esto se va. Yo hago ejercicios de este tipo con la gente.

5. Si pudieras darle un mensaje a alguien que te está leyendo ¿Qué le dirías?

Lo que me diría a mí, que la vida es un juego, a pesar de todo el sufrimiento que a veces sentimos, y que baile, y cante y juegue, que pare a sentir lo que siente, que todo está bien aunque no lo veamos siempre , que se de cuenta de lo que en realidad es: amor incondicional. Y ¡¡¡que se apunte a nuestros cursos de teatro!!!

Silvia, muchas gracias por tu tiempo y por todo lo que nos has regalado hoy. Pequeñas perlas que conservaremos siempre. Ha sido un placer contar contigo.

Comentarios

Deja un Comentario