Bienestar Maternidad

Ser Mujer: Entrevista con la sexóloga Gloria Arancibia

Escrito por Samar Cajal

Este mes tenemos una entrevista muy especial que espero te de algunos tips de cómo lidiar con eso que anhelamos muchas madres tras haber entrado en el club de la maternidad “volver a sentirme mujer”. Como siempre, os presento: Gloria es una de esas personas que te envuelven en confianza y cariño con tan sólo mirarte. Una persona con la que puedes hablar con total libertad sin sentirte juzgada, sino todo lo contrario, arropada y escuchada. Conocí a Gloria en un curso de Mindfulness y hablar con ella fue como un regalo. Su dulzura, respeto, sonrisa amable y cercanía me confirmaron que era la persona perfecta para tratar este tema tan delicado para muchas de nosotras, que ya sea por la maternidad, el estrés del día a día u otros factores, nos hemos encontrado con que deseamos volver a sentirnos mujeres y no sabemos muy bien cómo hacerlo. Y sin más, os dejo con la entrevista:

Hola Gloria. En primer lugar darte las gracias por estar aquí hoy con nosotras y dedicarnos tu tiempo y conocimiento. Bienvenida. Cuéntanos un poco sobre ti y lo que haces:

Soy psicóloga. Llevo 20 años trabajando en mi consulta formando parte del equipo del Dr. Matesanz. Me dedico especialmente a tratar problemas sexuales de mujeres. La sexualidad femenina, hasta hace muy poco, se suponía inexistente, misteriosa, invisible. De ahí mi interés por trabajar esta área de las mujeres, convencida de que todas tenemos un potencial sexual que disfrutar y que, por falta de información, conocimiento y presión social no hemos podido desarrollar como quisiéramos.

En la terapia he podido comprobar que, en la medida que la mujer descubre su propio cuerpo, destierra mitos y creencia erróneas sobre el sexo, aprende a reconocer sus derechos y a expresar sus propios deseos sexuales; mejora así no solo su sexualidad sino también su calidad de vida.

A partir del año 2000 imparto talleres para mujeres, tanto en mi consulta privada como en los distintos ayuntamientos de la Comunidad de Madrid. Trabajar temas que nos preocupan a las mujeres, como nuestra autoestima, nuestra sexualidad, nuestra historia de vida, etc., nos empodera, revitaliza y nos posiciona en el lugar que cada una elige y quiere.

Compartir espacio y tiempo con grupos de mujeres supone para las participantes dar valor a sus percepciones, deseos, pensamientos y sentimientos. Escuchar nuestra voz, expresar nuestros deseos y reconocer nuestras necesidades ante y junto a otras mujeres supone también un importante crecimiento personal.

Las mujeres que acuden a la consulta por alguna dificultad en su vida sexual, me suelen comentar la falta de información con la que se han encontrado a la hora de intentar comprender su problema, la de no saber a quién acudir e incluso sentirse “raras”, pensando que nadie tiene un problema sexual como el que ellas presentan. Esto me motivó a escribir sobre los diversos problemas sexuales de las mujeres y su solución. Así, en el año 2002 publiqué “Placer y Sexo en la Mujer” y en el año 2012 “Vaginismo y Coito Doloroso. Tratamiento y solución”, ambos de la Editorial Biblioteca Nueva. Ahora estoy trabajando en una próxima publicación que tratará sobre el Deseo Sexual de las Mujeres.

También considero importante estar presente en internet y formar parte de las redes sociales, porque todas tenemos derecho a la información además de permitirnos estar comunicadas con personas de todo el mundo; por ello también paso consulta online. A través de Skype trabajo con mujeres que, por razones de tiempo y distancia, no pueden acudir a mi consulta en Madrid, así he creado mi web : www.sexologiamujer.es

Nuestro público general son mujeres, que como todas tenemos que vivir los diversos roles sociales que nos han tocado en el siglo XXI ¿Cuál dirías que es el mayor problema al que nos enfrentamos las mujeres en torno a nuestra sexualidad?

 Te diría que el mayor problema en torno a nuestra sexualidad es no haberle dado un lugar prioritario en nuestras vidas. La sexualidad de las mujeres durante mucho tiempo ha estado marcada por un “deber para y por la pareja”. Socialmente la función de la sexualidad era la reproducción. No se vivía como un derecho al placer. Así, durante generaciones, se ha transmitido la idea de que las mujeres debemos “ser deseadas” . No hemos aprendido a desear, a expresar nuestros deseos y necesidades sexuales, a vivir nuestro erotismo y disfrutar con naturalidad el placer. Aún falta trabajo por hacer a la hora de conectar con el propio cuerpo y placer, si bien disponemos de mucha información a través de internet y otros medios. Por ello, doy una gran importancia en terapia a la conexión con el cuerpo a través de la vivencia de sensaciones. La sensualidad es la base de la sexualidad.

También existe un gran desconocimiento de nuestros genitales. Es muy habitual, tanto en consulta como en los talleres, que las mujeres te comenten que nunca se han explorado los genitales; muchas no saben distinguir la vagina de la vulva. Si se han mirado alguna vez ha sido por algún tipo de problema de picor, dolor, etc. Ciertamente nuestra anatomía no nos facilita la exploración directa de nuestra vulva; sin embargo, cuando aprendemos a conocerla, descubrimos un sin fin de sensaciones y comenzamos a darle el papel protagonista que merece nuestra vivencia del placer. Hace poco impartí el taller “Todo sobre nuestra Vulva”, en el que suelo regalar un espejito a cada mujer con la finalidad de que, en casa, se exploren, se miren, se toquen su vulva y la dibujen. Esta experiencia resulta muy positiva y no deja indiferente a ninguna.

Las mujeres hemos de ser muy conscientes de que el conocimiento de nuestro cuerpo y funcionamiento sexual es clave para vivir una sexualidad satisfactoria.

Muchas de nosotras somos madres y no podemos obviar el cambio que sufrimos en las relaciones de pareja cuando tenemos hijos. Ya sea por cansancio, rutina… ¿Qué podemos hacer para sentirnos más conectadas con nuestra pareja y no caer el la rutina?

En primer lugar, ser conscientes de que el deseo sexual nos pertenece y que va siempre con nosotras. Solo es cuestión de estimularlo. Darnos un tiempo y un espacio para nosotras y la pareja es muy importante con el fin de disfrutar de un momento a solas, sin la idea de que “debemos” tener relaciones sexuales, sino conectar con el otro/a y dejarnos llevar por las sensaciones. Sería muy importante que la sexualidad la integráramos en nuestra cotidianeidad pero no como una asignatura más, sino como un momento de relax, de compañía, de placer, de descanso, sin prisas, de comunicación, etc.

Muchas mamás me comentan que están tan agotadas al final del día que solo pensar en tener relaciones sexuales las agota más. Esto tiene que ver con nuestras exigencias y con nuestro rol de “cuidadoras” que llevamos a todas partes. No solo tenemos que ser la “madre perfecta”, sino también la compañera, la amiga, la hija… perfecta y esto, en general, implica que hemos de “cargar” con todo, es decir, hacernos cargo de… Por tanto, aprender primero a dejarnos un espacio y tiempo para nosotras mismas es fundamental. Un espacio en el que me permita hacer lo que me apetezca. Este es un buen momento para reavivar nuestro placer con: tomar un buen baño, sentir nuestro cuerpo al echarnos crema, relajarnos con la música de nuestro agrado, mirarnos al espejo, etc.

Es importante tomar consciencia de que las relaciones sexuales no son una obligación, sino un momento de placer para “compartir” con la pareja.

¿Qué tips nos puedes dar para seguir sintiéndonos mujeres?

  • Sé tu misma
  • Reconoce tus derechos
  • Explora tus genitales
  • Nunca hagas nada contra tu voluntad
  • Eres dueña de tu cuerpo y de tu placer
  • La sexualidad es un mundo de sensaciones para experimentar, déjate llevar por ellas
  • Fingir el orgasmo es engañarte a ti misma
  • Dedica espacio y tiempo para ti
  • El sexo y el placer hay que alimentarlos, si no riegas las plantas se marchitan.
  • Tienes derecho a decir NO

Para los hombres que nos leen ¿Qué tips les podríamos dar a ellos?

  • Los genitales no son el centro de tu actividad sexual. Descubrir otras zonas erógenas junto con tu pareja implica una mayor satisfacción sexual para ambos.
  • La penetración o el coito no es el fin último de la sexualidad, sino que ambos disfruten del placer que proporciona la relación.
  • Expresa, comprende y respeta tus necesidades y deseos sexuales y los de tu pareja
  • No eres responsable de hacer gozar a tu pareja, cada uno/a es responsable de su propio placer.
  • La sexualidad no es un “deber hacer” es un “sentir ser”

Si pudieras lanzar un mensaje a todo el que nos lee ¿Qué dirías?

Mejorar la sexualidad nos permite:

  • un continuo descubrimiento de nuestro funcionamiento sexual.
  • estar conectada y a gusto con el propio cuerpo.
  • sentirnos libres de expresar los propios deseos y necesidades sexuales.
  • no olvidar que la sexualidad es ante todo sensualidad.

Gloria, muchas gracias por habernos dedicado tu tiempo y tus sabias palabras. Ha sido un placer tenerte aquí hoy y espero que vuelvas pronto!

 

Recuerda que la lectura de este post o los que se redactan en esta web, no sustituyen la ayuda de un profesional de la salud o un terapeuta. Estos posts se han escrito de modo general y no pretenden, en ningún caso, sustituir el acompañamiento profesional. Las soluciones que le funcionan a unos no le funcionan a otros, y sólo con la ayuda y acompañamiento de un profesional, encontrarás las soluciones que mejor se ajusten a ti y a tu situación específica.

Deja un Comentario