Bienestar Metodología

Cómo Ser Feliz: Necesidades. Conocerlas, entenderlas y escucharlas

Escrito por Samar Cajal

 

En la última entrada de la serie ¿cómo ser feliz? De la A a la Z, hablábamos del movimiento. Hoy en Cómo ser Feliz: Necesidades.

Todos los seres vivos tenemos necesidades. Lo seres humanos compartimos algunas con los animales y otras más específicamente con los mamíferos. Hay muchas teorías que hablan sobre la necesidades humanas, la más conocida, quizá, la pirámide de necesidades de Maslow que nos habla de los distintos niveles de necesidades y la progresión de las mismas en el ser humano. En este artículo veremos cuáles son nuestras necesidades y cómo afectan a nuestra conducta. También veremos cómo conectar con ellas y entender lo que nos dicen.

Necesidad de Supervivencia: Desde los animales más primitivos a los más evolucionados, existe la necesidad de supervivencia. Nuestro cerebro reptiliano se encarga de que esta necesidad sea vista y cubierta. Funciona de la siguiente forma: Te encuentras en una situación determinada, tu cerebro detecta peligro y empieza a segregar hormonas de cortisol (estrés) con el fin de que ocurran 3 cosas: 1. Que salgas corriendo de esa situación peligrosa. 2. Que te quedes paralizada. 3. Que “pelees” por tu supervivencia.

Este mecanismo es fundamental por razones obvias. Si te encuentras ante un peligro inminente, hay que hacer todo lo posible por sobrevivir. El problema es que la mayoría de las veces, identificamos esos peligros como “reales” cuando no lo son. Segregamos las mismas hormonas cuando estamos en un atasco o ante un conflicto con otra persona.

Necesidad de Seguridad: La necesidad de seguridad es el segundo escalón de las necesidades humanas. En este caso, en la sociedad moderna, cuando hablamos de seguridad, nos referimos a la necesidad de pagar facturas, tener un techo donde vivir, estar seguros en una relación, en una ciudad, etc.

Necesidad de Afiliación: Los seres humanos, como el resto de mamíferos, tenemos una necesidad intrínseca de afiliación. Es decir, de compartir con otros, de amar, ser amados y conectar con otras personas. Cuando hablamos de este tipo de conexión, nos referimos a momentos íntimos (no necesariamente sexuales), de calidad, de complicidad.

La sociedad actual, nos está complicando mucho el poder cubrir esta necesidad ya que cada vez son más horas que pasamos en las Redes Sociales, es internet, en whatsapp, etc. Y se está perdiendo esa oportunidad de conectar, creando cada vez más casos de malestar emocional.

Necesidad de crecimiento: El ser humano crece por naturaleza. Entender el paso por la vida como una mejora y una actualización constante a la vez que se acepta que lo que es, sin resignación, siempre en sintonía con la realidad de lo que hay en este momento. Lo que ya está aquí no lo podemos cambiar y luchar contra ello nos impide ver posibilidades de crecimiento. La aceptación es el primer paso para el cambio y sin ella, siempre tendremos esos lastres (no soy suficiente, no estoy preparado, etc.). El crecimiento personal es un viaje y no una meta a la que hay que llegar. Los japoneses lo explican muy bien con su término Kaizen. Esta necesidad nos brinda la posibilidad de salir del fango, de hacer nuestro sueños realidad, siempre con los pies en la tierra.

Necesidad de Contribución: Todos los seres humanos queremos contribuir a este mundo de una forma o de otra. Entender esta necesidad como parte de nuestra condición de seres humanos es fundamental. Queremos darle sentido a nuestra vida, hacer algo que sea importante para nosotros. Lo importante aquí es darse cuenta que, a veces, no es necesario hacer nada, simplemente con ser tú mismo es suficiente. Dejarte brillar, sacar la mejor versión de ti mismo, darle al mundo la oportunidad de conocerte como realmente eres. Ser tú mismo, en tu individualidad, en tu esencia. Simplemente con trasmitir tus propios valores, tu propia riqueza, es suficiente y desde luego el mejor regalo que le puedes hacer al mundo.

Aprender a escuchar tus necesidades es fundamental para poder tomar decisiones, para crecer, para educar, para vivir de forma plena. Por ello, te invito a que explores cuál es tu necesidad en este momento (en cada momento) y buscar la forma de satisfacerla de la forma más ecológica posible, es decir, de una forma sana para ti y para tu entorno. Conectar con lo que necesitamos y aprender a pedirlo/dárnoslo de una forma beneficiosa para todos, limitará, en la mayoría de los casos, los conflictos que tenemos tanto con nosotros mismos, como con los demás.

¿Qué necesitas?

 

 

Recuerda que la lectura de este post o los que se redactan en esta web, no sustituyen la ayuda de un profesional de la salud o un terapeuta. Estos posts se han escrito de modo general y no pretenden, en ningún caso, sustituir el acompañamiento profesional. Las soluciones que le funcionan a unos no le funcionan a otros, y sólo con la ayuda y acompañamiento de un profesional, encontrarás las soluciones que mejor se ajusten a ti y a tu situación específica.

Deja un Comentario