Bienestar

No quiero seguir con mi pareja. ¿Qué hago?

No quiero seguir con mi pareja
Escrito por Samar Cajal

Una ruptura de pareja es siempre un tema bastante complicado. Entran en juego sentimientos, desprenderse de la persona a la que amamos, tener que tomar decisiones en muchos casos de cambio de forma de vida, etc.  Muchas veces esta ruptura no es fácil. No es sólo dejar a la persona con la que compartimos nuestra vida, sino también nuestra forma de vida.

Aunque la relación haya sido positiva, el amor a veces se acaba.  Las personas evolucionamos y estamos en constante cambio. Y al igual que lo hacemos nosotras nuestra pareja también lo hace. Muchas veces lo que buscamos y queremos en un momento concreto de nuestra vida no es lo mismo que en otro. E igual que cambiamos de trabajo, de amistades, de aficiones, de ciudad, de intereses, nos puede ocurrir lo mismo con nuestra relación sentimental.

Que la chispa desaparezca, que nuestros intereses ya no tengan nada que ver con los de antes, que la convivencia se deteriore, que queramos vivir otras cosas, que de repente nos enamoremos de otra persona o que simplemente no nos apetezca continuar con lo que teníamos hasta ese momento. Entonces la duda y el miedo aparecen.

No quiero seguir con mi pareja, ¿que hago? ¿Realmente estoy preparada?¿Esta relación me compensa? ¿Y si no encuentro a nadie o no me vuelvo a enamorar? ¿Y si es la persona de mi vida y me estoy equivocando? ¿Que va a pasar con la vida que tenía hasta ahora si me separo.

No quiero seguir con mi pareja. Algunas claves para llevar la ruptura lo mejor posible.

  • Lo primero, no sólo tiene porqué haber una persona en tu vida, pueden haber varias. La idea que el amor dura para toda la vida es un mito. Si no mira la cantidad de parejas que se divorcian cada año en nuestro país.  Hay parejas que duran para toda la vida, no lo niego. Pero como he señalado antes las personas evolucionamos, estamos en constante cambio, y nuestras parejas también. Si en algún momento nuestros caminos se separan, es muy posible que la relación se llegue a romper.
  • Antes de tomar la decisión piénsalo bien. Una ruptura no es fácil, sobretodo si llevamos mucho tiempo con esa persona. Como he señalado antes implica cambio de hábitos de vida en todos los sentidos. Si vivimos en pareja va a significar cambio de domicilio o que la otra persona se vaya de donde vivimos. Si tenemos hijos vamos a tener que saber negociar y gestionar bien la situación para que les afecte lo menos posible. También los hábitos que teníamos con esa persona de compartir y de hacer cosas juntos. Es importante que esto no te paralice, pero que lo pienses bien antes de dar el paso.
  •  El miedo a estar sola, muchas veces una gran barrera. Hay muchas personas que por no estar solas se conforman con aguantar en relaciones en las que no se sienten satisfechas. Para poder estar bien en pareja primero hay que aprender a estar bien sola. Si no puede dar lugar a relaciones tóxicas en las que se aguanten situaciones que no se deberían de aguantar por miedo a estar con una misma. Como dice el refrán más vale estar solo que mal acompañado. Si no dejas la relación por no quedarte sola no te estás permitiendo ser feliz. Te estás anclando a una situación que no te satisface. Esto no te permite evolucionar ni encontrar una relación que te guste más.
  • Una vez dado el paso, date tu tiempo. Mímate, cuídate, date tiempo para estar contigo, con amigos y  con familia. No busques otra relación a la desesperada. Oportunidades de conocer a nuevas personas aparecerán en un futuro, pero ahora es importante que pienses en ti, en estar bien y reponerte, y en estar contigo lo mejor posible. Y lo más importante, no te culpes. Hayas hecho las cosas mejor o peor, opta siempre por lo que sea mejor para ti. Al final tu eres tu compañera de vida.

 

Y sobre todo mucho ánimo y fuerza para dar este paso.

 

 

Recuerda que la lectura de este post o los que se redactan en esta web, no sustituyen la ayuda de un profesional de la salud o un terapeuta. Estos posts se han escrito de modo general y no pretenden, en ningún caso, sustituir el acompañamiento profesional. Las soluciones que le funcionan a unos no le funcionan a otros, y sólo con la ayuda y acompañamiento de un profesional, encontrarás las soluciones que mejor se ajusten a ti y a tu situación específica.

Deja un Comentario